Clinica

La dermatología clínica tiene como objetivo la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades de la piel. Involucra además el estudio de mucosas, uñas y pelo, brindando múltiples opciones terapéuticas dirigidas a preservar y cuidar los mismos.

Tratamientos

Acné

Es una enfermedad inflamatoria de la piel debida a cambios de las unidades pilo sebáceas (folículo piloso y la glándula sebácea asociada). Se reconoce por la presencia de comedones cerrados o abiertos (puntos negros), pápulas, pústulas, nódulos, quistes y cicatrices. Aparece principalmente en la cara, pero puede aparecer en otras aéreas del cuerpo. Los tratamientos son muy variados e incluyen medicamentos tópicos y en casos moderados a severos vía oral. Una vez eliminada la enfermedad, se pueden atenuar las secuelas cicatrizales con peeling químicos, microdermoabrasión, láser Co2, subcisión y rellenos.

Rosacea

Es una afección crónica, más frecuente en mujeres, que se caracteriza por el enrojecimiento de la parte central de la cara (nariz, mejillas, frente y mentón), aparición de pápulas y pústulas. Puede acompañarse de manifestaciones oculares como conjuntivitis y queratitis. Existen factores que desencadenan o empeoran el cuadro clínico: estímulos emocionales, factores externos (calor, frio, luz solar, ejercicio físico), fisiológicos (alimentos picantes, alcohol, tabaco), fármacos (vasodilatadores y algunos antihipertensivos). Dado que se trata de una dermatosis inflamatoria y progresiva, un tratamiento oportuno, evitará posibles secuelas inestésicas.

Melasma

Son las manchas de color marrón en la cara. Aparece más comúnmente en mejillas, frente, puente de la nariz y encima del labio superior. Son desencadenantes comunes: la exposición solar (por esta razón es peor en verano), un cambio hormonal (el embarazo, los anticonceptivos y la terapia hormonal de reemplazo) y cosméticos (productos que irritan la piel). La fotoproteccion adecuada evitará la progresión y recidiva del melasma. Actualmente están disponibles diversas opciones terapéuticas que incluyen tratamiento tópicos y locales como la microdermoabrasión, peeling hasta secciones de LUZ PULSADA con filtros para remoción de manchas.

Vitiligo

En el vitíligo la piel pierde color o se “despigmenta”. Esto puede ocurrir en cualquier parte de nuestro cuerpo: la piel, el pelo (cuero cabelludo, cejas, pestañas, barba) o en los genitales. El vitíligo no es contagioso. Puede asociarse a menudo a una enfermedad tiroidea u ocular. El objetivo del tratamiento, en la mayoría de los casos, es restaurar el color de la piel perdida, lo que dependerá de sus preferencias, estado de salud, edad y donde se localice el vitíligo.

Psoriasis

Es una enfermedad crónica. Se desarrolla cuando el sistema inmunológico de una persona envía señales defectuosas que le dicen a las células de la piel que crezcan demasiado rápido. Se caracteriza por la presencia de placas eritematosas cubiertas de escamas secas, nacaradas que aparecen en cuero cabelludo, codos, rodillas, región sacra o nalgas. Puede generalizarse (eritrodermia), afectar uñas y las articulaciones (artropatía psoriasica). Gracias a la investigación en curso, cada vez hay más y mejores opciones terapéuticas. El tratamiento no solo reduce los signos y síntomas de la enfermedad, sino que mejora la calidad de vida del paciente.

Hiperhidrosis

La hiperhidrosis es una enfermedad caracterizada por una excesiva producción de sudor, en diferentes partes del cuerpo: axilas, manos, cuero cabelludo y frente. Es una condición clínica con impacto directo en la calidad de vida del paciente, siendo una incomodidad, que puede interferir en las actividades profesionales y sociales. Se puede tratar mediante la aplicación de toxina botulínica que consigue relajar la actividad de las glándulas sudoríparas, disminuyendo así la producción de sudor. Es un procedimiento rápido, seguro y eficaz, con una duración promedio de 6 a 10 meses.

Lesiones Pigmentadas

Los lunares son comunes. Casi todos los adultos tenemos algunos lunares. Pueden aparecer en cualquier parte de la piel, incluso debajo de las uñas, diferir en tamaño, forma o color y tener pelo. Algunos lunares cambian lentamente con el tiempo, posiblemente hasta desaparecer. Es importante saber que un tipo de cáncer de piel, el melanoma, puede crecer en o cerca de un lunar, y que si se detecta temprano, el melanoma se puede curar. El primer signo suele ser un cambio en el lunar. Consulte rápidamente, si un lunar comienza a crecer, picar o sangrar.

Dermatoscopia

La dermatoscopia es un método de diagnóstico en dermatología que, en manos experimentadas, mejora la capacidad de diagnóstico de lesiones de alto riesgo, permitiendo visualizar estructuras profundas, que normalmente son invisibles al ojo humano. Las características de las estructuras halladas permiten definir si la lesión es benigna, sospechosa o incluso maligna, con mayor precisión que a simple vista, mejorando de esta manera la capacidad de diagnóstico y evitando extirpaciones innecesarias de nevos (lunares) y otras lesiones de la piel.

Acné

La onicomicosis es una infección en las uñas causada por un hongo. Ante la presencia del mismo nuestras uñas se vuelven más gruesas, no lisas, sin brillo, rugosas y generalmente van cambiando su color. Éstas se tornan más blanquecinas, marrones o verdosas.

Los especialistas en dermatología han comprobado la efectividad del laser Nd-Yag en el tratamiento de la onicomicosis (hongos en las uñas). En pocas sesiones desaparecerá la enfermedad creciendo la uña de manera normal. Esta técnica no requiere ningún tipo de anestesia, antibiótico o calmante. Finalmente para evitar una nueva infección se recomienda al paciente un cambio en las prácticas higiénicas y de calzado, además del uso de fungicidas.

Acné